Entre lágrimas recuerdo al maestro

Imagen de Santiago Tejedor
Santiago Tejedor
El aventurero y periodista Miguel de la Quadra-Salcedo falleció el 20 de mayo a la edad de 84 años

Hoy me desperté llorando. Sí, llorando. 
Ha muerto Miguel de la Quadra-Salcedo.

Y entre lágrimas recuerdo al maestro. 
Te escribí hace unos meses un libro. Aguarda su momento en el despacho de una editorial. Llegará en septiembre. En la página 94, me permití hablar de ti:

“Su imagen, con el torso descubierto, en la mitad de un río amazónico, con una imponente anaconda, rodeando su cuerpo y sus brazos, dio la vuelta al mundo. Algunos decían que era un montaje. Otros que el animal realmente no intentaba atacarle. Creo que eso es lo menos importante. Sea como sea, Miguel es el mito hecho realidad. Un giróvago eterno. La aventura encarnada. Representa el arquetipo del explorador romántico. Y no sólo lo parece. Lo es”.

Allí donde estés, en tus nevados, en tus selvas, en tus caminos, en la mirada olvidada de los pueblos olvidados, allí te veremos. Atleta, ingeniero, periodista, botánico, escritor, reportero… vagabundo.

Hay un pájaro que lleva tu nombre. Nos enseñaste la aventura. Y no vamos a olvidar que esa palabra y tu nombre ya viajan por siempre unidos. Te veremos en cualquier quetzal y en cualquier atisbo de sencillez, de autenticidad, de coraje.

Hercúleo gigante barbudo: No te has ido. No puedes irte. No permitiremos que te vayas.

A tu mujer (Sol), a tus hijos (Iñigo y Rodrigo) y a tu gente, las más sinceras condolencias.

Descansa en paz, maestro.

Share: